El atletismo céltico representa, en esencia, lo mejor y más brillante en la historia de nuestro deporte en Galicia, a nivel de club, cuantificado por una serie de realizaciones, en diferentes estamentos, que así lo testimonian.

equipo-1924

Primer equipo en la historia del atletismo céltico, corresponde a su debut en los Campeonatos de Galicia de 1924, campo de Coya (Vigo), ya desaparecido. A la derecha, Handicap, instigador del nacimiento céltico en atletismo, al que se le tiene erigida una estatua frente al Estadio de Balaidos.

Llegó el deporte atlético al Celta de la mano de una de las más prestigiosas personalidades deportivas de la comunidad, la de Manuel de Castro, “Handicap”, redactor de deportes de FARO DE VIGO hasta su trágica muerte en 1944, ex-seleccionador nacional de futbol y ex-Presidente de la Federación Gallega de Atletismo (1927). A su regreso de los Juegos 0limpicos de Paris 1924, a donde acudiera como informador, prendió en él la idea de que el Celta, nacido como tan solo un año antes, estuviera representado igualmente en las competiciones atléticas, afirmando que “nación sin atletismo no puede denominarse deportiva”.

Gracias a esa proyección, la directiva céltica se hizo eco y puso en marcha la sección de atletismo, de la mano de uno de sus directivos, Fernando de Castro, hermano de Handicap, y campeón y recordman gallego de peso y disco en 1921. Debutó en los Campeonatos de Galicia de aquel mismo año olímpico, el 14 de septiembre, en el extinguido campo de futbol de Coya, habilitando su césped futbolístico como entonces mejor se podía, y se lograron 4 victorias individuales y el cuarto puesto por equipos, solamente con 4 atletas en competición : Mariano Carsi 20,3/5 en 110 metros vallas y 5,75 m. en salto de longitud; Francisco Novoa 31,20 m. en jabalina, los 3 también récords gallegos, y Joaquín Novoa 29,80 m. en disco, además del futbolista Pinilla, eliminado en 100 m.

los_mejores

Palabras del propio Mariano Carsi, que llegó a Comandante del Ejército: “Entrenábamos dos o tres veces por semana y solamente en primavera y verano, lo hacíamos primero en el campo de Coya y también en el del Fortuna de Bouzas, trasladándonos andando o en tranvía y no teníamos ni chándal ni entrenador, haciendo cada uno lo que le parecía. Compré mis primeras zapatillas de clavos de mi propio dinero”.

En 1925 volvió el Celta a participar en campeonatos gallegos y a continuación la actividad fue muy restringida, sobre todo por la no celebración de aquellos en 1926 y 1927, diluyéndose hasta desaparecer, temporalmente, pasando sus atletas a la recién constituida Sociedad Atlética de Vigo.

2cd7ed96bb81bcd362235d0f24637b96o

D. Alfonso Posada, leyenda del atletismo céltico y vigués.

Seria en la primavera de 1950 cuando el Celta volvería al atletismo, de la mano de Alfonso Posada como delegado de la sección, cargo en el que ha permanecido desde entonces hasta la fecha, es decir, 57 años ininterrumpidos.

Se hizo el debut en los Campeonatos de Vigo de neófitos y debutantes con varios triunfos y después, en Balaidos también, se alcanzó el segundo lugar por equipos en los gallegos absolutos, detrás del Deportivo.

A lo largo de este medio siglo, el atletismo céltico alcanzó tantas cotas que, en los momentos actuales, ya nos parecen un sueño, algo prodigioso: atletas participantes en Juegos 0limpicos, Campeonatos de Europa, Iberoamericanos, Mediterráneos, etc. y multitud de récords y títulos nacionales absolutos. Tantos que iremos desgranándolos por capítulos, para un mejor y más exacto conocimiento.

los_mejores2

maria_jose

Recordaremos, porque fue el primero, a Rogelio Rivas, el primer céltico de la historia en conseguir un récord de España absoluto (10,4 en 100 m. lisos) y también en vestir la camiseta nacional en los Juegos 0limpicos (Tokio 1064) 0 al primer extranjero en nuestras filas, el finlandés Jouko Kuha, ex-recordman mundial de 3.000 metros obstáculos (8.24,2 en 1968), atraído por pasar los inviernos entrenando en Vigo con Álvarez Salgado, Carlos Pérez, etc. Que hoy, tantos años después, todavía nos sigue mandando sus fotos y las de sus nietos por navidades.

En 1970 acudiríamos representando a España a la Copa de clubs campeones de Cross, en Arlon (Bélgica), ocupando el tercer puesto del podio, detrás del Lieja belga y el City Stoke inglés. Viaje en tren ida y vuelta.

Francamente, una historia para soñar, recordando el pasado como un estímulo para mantenerse hoy en el esfuerzo atlético, a pesar de todas las adversidades.

La vida da muchas vueltas y las cosas cambian, efectivamente.