AtletasHistoria

CÉLTICOS DE OTRA ÉPOCA: Fernando Uzal

Txema Ereaga: http://fameceleste.blogspot.com.es/

Fornido, deportista, competitivo y amable, con esos cuatro adjetivos describiríamos correctamente a uno de los mejores atletas gallegos de los años cincuenta, Don Fernando Uzal Velasco. Vivía en el municipio de Poio (Pontevedra), desde donde iba a entrenar hasta Vigo para convertirse en un gran discóbolo de aquella época, cosa que no le costó mucho conseguir. Fue mi admirado allá donde compitió.

A mediados de los cuarenta ya era un destacado deportista que competía por provincias y como representante de Galicia. Fernando Uzal era uno de los pocos gallegos que llegó a ser preseleccionado para participar en las Olimpiadas de 1948, y siempre que competía era uno de los favoritos en peso y disco.
En 1950 reaparecía la disciplina atlética del Real Club Celta, a la que se apuntaron muchos jóvenes atletas de aquella época. Todos ellos ya habían competido en el estadio de Balaídos, pero no el Celta como equipo, pues su última existencia nos hace remontarnos a finales de los años veinte.


Uzal asistió a aquel debut de las primeras pruebas de Balaídos con la ilusión de formar parte de un club histórico, una jornada en la que triunfaron atletas como Cándido Gil, Andrés Fornos y Servando Lopo. También se celebrarían los campeonatos gallegos absolutos, en los que el vencedor fue el Deportivo de La Coruña, quedando el club céltico en segunda posición.
La actividad atlética del año 1951 se caracterizaría por el montaje de un enfrentamiento Celta – F.C. Porto, en Balaídos. Al término de un interesante encuentro de fútbol entre Celta y Braga, el 24 de Mayo se citarían dos dinastías de talentosos atletas lusos y galaicos.
En Balaídos se reunirían las figuras más sobresalientes del atletismo vigués, y Fernando Uzal contaba con una gran expectación. Un día antes de la competición, y preso del nerviosismo que causaba aquel compromiso internacional, el discóbolo pontevedrés dio sus primeras impresiones confiando en una victoria céltica a sabiendas de la poca preparación realizada en los días previos: “Nos ha perjudicado muchísimo el mal tiempo. Por ello, nuestra preparación no es todo lo completa que desearíamos. Aun así, espero presentaremos una reñidísima batalla a los portuenses”.

Uzal confiaba mucho en sus compañeros y auguraba la victoria en la velocidad pura, vallas, 1.500, 5.000, altura, longitud y jabalina. Dicho esto, a los célticos sólo les quedaba demostrar su valía ante tan aguardada cita.
Aquel compromiso alcanzó un gran éxito de público y la victoria sonrió a los célticos por un estrecho margen de 69 a 67 puntos. En este primer torneo internacional de la historia atlética del R.C. Celta se consiguieron los triunfos parciales de Roberto Rodríguez Ozores (48,22 metros en jabalina y 16,7 en 110 metros vallas), Varea (16.04,04 en 5.000 metros), Allende (2.07,5 en 800 y 4.20,4 en 1.500 metros) y Quintanilla (53,1en 400 metros).
No le faltó razón al atleta pontevedrés, que en aquel glorioso día alcanzó un segundo puesto con 10,84 metros de lanzamiento, lo que ayudaría a inclinar la victoria de su equipo pese a quedar por detrás del portugués Tender.
Aún mejor sería su actuación en la primera victoria céltica en Riazor, donde el Celta triunfó en los campeonatos gallegos entre el 14 y 15 de Julio de 1951.
Los atletas vigueses ganaron ocho pruebas, obteniendo Uzal la victoria en lanzamiento de disco y peso (35,02 y 10,85 metros respectivamente).
Aquellos fueron los últimos grandes logros de un Celta de atletismo que poco a poco iría abandonando la actividad hasta reaparecer en los años sesenta. Muchos de sus atletas pasaron a formar parte de otros equipos gallegos, y Fernando Uzal se comprometió con la Gimnástica de Pontevedra, donde continuó haciendo grandes cosas.
Además de un magnífico atleta, Uzal también era un gran aficionado de jugar al chapó, una modalidad de billar en la que el pontevedrés se desenvolvía muy bien.
En el año 1961 tuvo un desafortunado accidente con su motocicleta al derraparle las ruedas, pero todo quedó en un importante hematoma y grandes heridas en las extremidades de su cuerpo.
Fernando Uzal Velasco fue todo un caballero del deporte gallego, uno de los mejores lanzadores de disco y peso de Galicia que ofreció sus magníficos para el Real Club Celta entre 1950 y 1951.

Anterior post

NUEVO PRESIDENTE: Alfonso Posada entrega el testigo.

Siguiente post

¿QUIÉN SE SUBE AL BARCO? 11ª y última escala.